Cuando era niña y junto con mi madre daba mis primeros pasitos con la repostería, estas galletas de avena, fueron de las primeras que aprendí a hacer, sencillas, fáciles, sin demasiados ingredientes y deliciosas. Personalmente me declaro amante de la mantequilla y la combinación con mermelada y avena en estas galletas me encanta.

Ingredientes
125g de mantequilla derretida
225 g de harina
135 g de copos de avena
110 g de azúcar moreno
1/2 cucharada de las de té de levadura química
Pellizco de sal
1 huevo
Mermelada de Grosella Negra de Plain and Simple

Precalentar el horno a 180°C. Rociar con aceite un molde de horno cuadrado de 24 x24 y forrar con papel de horno.

Derretir la mantequilla a fuego muy lento. Mientras mezclar la harina con la avena, el azúcar , la levadura y el sal. Hacer un pozo en medio y verter la mantequilla liquida en el, mezclar muy bien . Batir el huevo con la batidora de brazo , añadir a la mezclar y incorporar muy bien .

Poner 2/3 de la masa en el molde e ir repartiéndola bien, prensándola en una capa homogénea de grosor. Poner la mermelada de Grosella Negra de Plain and Simple encima y con la parte detrás de una cuchara Repartirla por el superficie. Usando los dedos cubrir la mermelada con una capa de la masa sin prensarla.

Introduce en el horno unos 20 – 30 minutos hasta que esté dorado. Dejar enfriar en el molde pero marcar en caliente los cuadrados de las galletas.