Ahora que estamos todos en casita y no salimos a comprar o intentamos hacerlo lo menos posible, esta bien tener meriendas preparadas por nosotros, comprando ingredientes básicos dan para mucho. Esta receta viene muy bien ya que no necesita huevos, y se puede preparar fácilmente con los niños. Eso si, no durará mucho en la despensa de lo buena que está.

Necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 275gr de harina bizcochona
  • 1/2 cucharadita de té de sal
  • 3 cucharadas soperas rasas de cacao desgrasado
  • 175gr de azúcar
  • 1 cucharadita de té rasa de bicarbonato
  • 300ml de leche
  • 150ml de aceite
  • 3 cucharadas de miel de caña o miel
  • 1/2 cucharadita de té de esencia de vainilla
  • Mermelada de Fresa

Precalentar el horno a 180C. Usar dos moldes de 20cm y engrasarlos o forrar con papel de horno.

Tamizar la harina, sal, cacao y azúcar en un cuenco, y hacer un hoyo en el centro. Disolver el bicarbonato en una cucharada sopera de la leche ya medida, y añadir a la mezcla con el resto de la leche, aceite, miel y esencia de vainilla, mezclar muy bien hasta hacer una masa uniforme. Echar dentro de los moldes y hornear unos 40 minutos, hasta que el bizcocho recupere su forma si es ligeramente presionado con el dedo.

Dejar enfriar y desmoldar. Cuando se halla enfriado del todo ya podemos proceder a untar generosamente una de las mitades con mermelada de fresa.

Colocar la otra mitad encima y decorar, si se quiere con fideos de chocolate.