La Tarta mas antigua del mundo, cuya receta se encuentra en la Biblioteca de la Abadía de Admont, y fue escrita por una condesa en Verona. En 1822 el pastelero Johann Konrad Vogel se traslado a Linz y llevó con el la receta de la masa Linzer, que es la base de esta tarta o Torte, hoy emblemática de Austria. Y nosotros la traemos como receta especial para San Valentín, por la forma que hemos elegido pero es apta para cualquier ocasión, y deliciosa con cualquiera de las Mermeladas de Plain & Simple, aunque en esta ocasión la elegida haya sido la Mermelada de Grosella Negra de Plain & Simple.

Ingredientes:
150g de mantequilla fría
100g de almendras molidas
150 g de harina de trigo
150g de azúcar glasé
1 pizca de canela
1 pizca de clavo molida
1 pizca de sal
1 huevo
Ralladura de un limón
Zumo de medio limón
250 g de Mermelada de Grosella Negra de Plain & Simple
Almendras laminadas

Poner en un bol grande la harina, la almendra molida, el azúcar, la mantequilla cortada en dados  pequeños, la yema de huevo, la ralladura de limón y el zumo de la mitad, la canela , clavo y sal. Vamos amasado todo junto con las manos, juntando la mantequilla con los demás ingredientes  hasta formar una masa. Envolver el film transparente y dejar en la nevera hasta el  día siguiente.

 Usando un molde en forma de corazón (porque este torte es para el día de San
Valentín) forrar el fondo con papel de cocina dejando unas alas fuera para poder sacarlo del molde. Poner un poco de aceite en el molde para que el papel se quede en su sitio. Precalentar el horno a 180°C.

Con 2/3 de la masa extenderla hasta que esté más grande que el molde, forrar el molde, cubrir, pinchar el fondo con un tenedor, con una capa generosa de Mermelada de Grosella Negra de Plain & Simple. Con el resto de la masa extenderla para que sea mas larga que el molde, pintar la con la clara de huevo guardada previamente, cortar la masa en tiras de 2 cm de ancho, colocar las tiras encima fe la tarta haciendo una rejilla. Pintar con huevo el filo de la tarta y poner la almendras alrededor.

Introducir en el horno unos 20 a 30 minutos y vigilarla para que no se queme. Sacar las del horno y dejar enfriar, desmoldar con mucho cuidado y deja unos 3 días pasar antes de comerla.